domingo, 1 de junio de 2008

Las ratas del aire.


Una de las palomas sicópatas que habitan en el patio del Louvre. Paris, Noviembre de 2007


Una de las palomas agonizantes de Plaza Independencia. Montevideo, Setiembre de 2004

1 comentario:

Oldboy dijo...

Lo que pasa con las palomas de Montevideo es que son muy recatadas y asustadizas, como los Montevideanos.

Una de las cosas que mas me llamó la atención cuando me mudé a Barcelona, son las palomas de las plaza Cataluña que despegan en plan Kamikazi y que parece que te van a dar un tortazo en la cara.